Día 10 (o por ahí, ya ni sé)

Hola holita!!! El otro día compré el libro de “Intensidad Max” de Elsa Pataky y Fernando Sartorius. Proponen un plan de ejercicio y nutrición de 90 días.

Tras leer ese libro, me he dado cuenta que mi planteamiento ha sido completamente erróneo desde el principio (¿veis por qué no soy una gurú?). Mi forma de perder peso no ha sido la adecuada desde el comienzo. No en este reto; si no ya anteriormente. Mi primer error, o quizás el único, pero es el que echa por tierra todo lo que he hecho hasta ahora, ha sido no salir de lo que ellos llaman, y que ya he escuchado en muchas otras ocasiones y situaciones diferentes, mi zona de confort. Es la verdad, en mi etapa anterior, en la que supuso un cambio considerable en mi vida, sí, aumentaba kilometraje poco a poco, aumentaba repeticiones en mi rutina de tonificación pero nunca me cansaba en exceso. Quiero decir, aunque aumentara en 1km cada una de mis salidas, lo hacía al mismo ritmo, uno que me resultara cómodo. Lo mismo pasaba con los ejercicios de tonificación. Realizaba los ejercicios sin realmente cansarme. Es decir, sin salir de mi zona de confort. O si salía, no lo hacía muy lejos. Yo pensaba que eso era suficiente, creía que lo estaba haciendo bien. Se veían los resultados y conseguí bajar 12kg en un año. Me daba palmaditas en la espalda a mí misma. Ahora veo, que en la mayoría, esos kilos no son sólo grasa, pues como explican muy bien en el libro, también se pierde agua y músculo, sigo teniendo la misma figura, pero con menos volúmen, no ha variado nada. No quiero decir con eso que no me guste el resultado, claro que sí; pero este tipo de “ajuste” supone el temido “efecto rebote”. Tras llegar a esta conclusión, decidí que hoy sí iba a salir de mi zona de confort; que me iba a plantear las cosas de otra manera y quizás tomarme las cosas con más calma. Si bien es cierto que esa pérdida de agua, debido a mi retención de líquidos es más que bienvenida, la pérdida de músculo no tanto; así que tomaré medidas a partir de ahora. Hoy decidí cambiar mi rutina, eso de ir a trote cochinero, hasta donde aguante iba a cambiar desde hoy. Decidí aumentar mi intensidad  subiendo escaleras. Mi rutina de hoy ha sido esa; alternar la carrera continua con un aumento de la intensidad (un aumento en las pulsaciones) con el cambio de ritmo de las escaleras. ¡Y vaya si se ha notado el cambio! Terminé la sesión con los músculos de las piernas quemando. Y con una sensación de trabajo bien hecho; cosa que antes no tuve.

20150124_112800

Mientras realizaba el ejercicio, se me venían a la mente extractos del libro en los que Elsa y Fernando hablaban de los regateos a nosotros mismos y hoy he tenido un debate con mi “yo” interior (a lo Anastasia Steele).

2015-01-24-11-32-49_photo

– ¡Buff! No puedo más, estoy agotada. Ya he hecho más que suficiente.

– ¿Segura? Yo no lo veo tan claro. Yo creo que puedes hacer otro tramo más de escaleras.

– No, yo creo que no. Me rindo. No estoy en forma todavía para estas cosas.

– ¿Cómo que no? ¡Venga! Otra más y lo dejamos. Y conseguía subir otra más… Y daba otra vueltecita al parque.

– Definitivamente, sí que era la última, no puedo hacer otra más. – ¡Venga, coño! ¡Que no se diga!

Y otro tramo más que me hice… Pero en el último tramo casi beso el suelo por que perdí el ritmo; mis piernas estaban ya al límite, calculé mal y tropecé en el último peldaño, me fallaron las fuerzas.

– Ahora sí te creo, ya lo has dado todo. Lo has conseguido. ¿No te sientes bien?

– Sí, aunque… Escaleras puede que no, pero puedo dar otras dos vueltas más al parque…

Y, si aún no habéis cerrado la página por que creéis que eso de  que mantenga conversaciones conmigo misma (y tengo que añadir que le pongo otra voz,  de esas chillonas y desagradables que no quieres oír y por eso  quieres mantener calladita a tu “Pepito Grillo” particular y haces las cosas como debes) son de desequilibrada mental  con un claro cuadro de desdoblamiento de personalidad y debería mirármelo, tengo que deciros que me siento genial. Cansada, pero genial. Ahora veo claro que este sí es el camino correcto. Si sigo así, las cosas irán mejor que hasta ahora. Y pienso lograrlo, quiero lograrlo. Y no me pondré más zandillas por el camino. Este es mi camino, esto es lo que realmente soy. Os animo a todas a probarlo.

Un saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s