A mí en otoño… ¡Que me den calabazas!

Como ya os comentaba en la entrada anterior, la calabaza es una de esas cosas que hacen que me guste el otoño.

En realidad, no hace mucho tiempo que me gusta la calabaza, todo empezó una Nochebuena que mi hermano nos invitó a mis padres y a mí a cenar en su casa y tenía de primero crema de calabaza. Esa fue mi primera vez, y desde entonces, ha sido un básico en mi dieta.

Pero además de estar buenísima, la calabaza tiene otras muchas propiedades y beneficios que hacen de este vegetal un aliado perfecto para quien quiera cuidarse.

Destaca por encima de muchos otros porque cuenta con una alta cantidad de agua y una buena cantidad de fibra lo que es ideal para el estreñimiento  o la retención de líquidos. Además también tiene un gran aporte de vitaminas A, E y C y un gran número de antioxidantes. Debemos hacer notar que la calabaza, debido a su alto contenido en fibra, es un aliado perfecto para regular el azúcar en la sangre; por lo que es muy aconsejable para personas diabéticas.

Por todo esto y mucho más, os recomiendo incluirla en vuestra dieta. Por eso, os voy a dar unas sencillas recetas para que podáis hacerlas en casa. A mi me han venido muy bien, por que hace unas semanas mi tía me dio dos calabazas de su huerta que son casi de mi tamaño. Así que estoy haciendo calabaza de mil formas y es prácticamente lo que más como durante la semana.

PURÉ DE CALABAZA AL HORNO 

  • 500gr. de calabaza
  • 30ml de aceite de oliva
  • sal y pimienta

Pela y trocea la calabaza en una fuente para horno. Salpimenta al gusto y echa el aceite de oliva.

Hornear a 180ºC unos 30 minutos o hasta que esté blandita. Sacar del horno y con un tenedor reducir la calabaza a puré. Si es necesario, rectifica la cantidad de sal y pimienta.

Como veis es una receta muy sencilla, fácil y rápida de preparar. Puede servir para acompañar otros platos.

Yo en mi casa, el puré de calabaza lo acompañamos con un poquito de arroz basmati (pero es que en esta casa somos así).

PASTEL DE CALABAZA O “PUMPKIN PIE” DE TODA LA VIDA 

En realidad tengo que confesar que se me da mejor la repostería que la cocina (no sé por qué) y, junto al “carrot cake” o pastel de zanahoria, el de calabaza es mi favorito (la tarta de queso la catalogo a parte).

INGREDIENTES: 

  • 350 g de calabaza pelada
  • 125 g de yogur natural
  • 125 g de mantequilla sin sal
  • 3 huevos L
  • 175 g de azúcar moreno
  • 200 g de harina de repostería
  • 50 de almidón de maíz (maizena)
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 15 g de levadura química
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • mantequilla y harina para el molde, azúcar glasé para decorar.

ELABORACIÓN:

Precalentar el horno a 180ºC. Derretir la mantequilla y reservar.

Engrasar un molde redondo con mantequilla y espolvorear harina por encima.

Picar bien la carne de la calabaza con una picadora o procesador de alimentos. Mezclar bien con el yogur y reservar.

Batir los huevos con el azúcar moreno usando una batidora de varillas hasta conseguir una mezcla densa y esponjosa. Añadir la mantequilla derretida con la vainilla y batir un poco más.

Incorporar la mezcla de calabaza con yogur y mezclar. Tamizar encima la harina con el almidón de maíz, la levadura, la sal y la canela. Trabajar toda la masa con una espátula  hasta que no queden rastos secos.

Llenar el molde, distribuyendo bien la masa por toda la superficie, y hornear sobre rejilla durante unos 55-60 minutos. Esperar unos minutos fuera del horno, desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla. Decorar con azúcar glasé.

Os voy a contar un secreto, si hubiera nacido en EE.UU me hubiera gustado ser de esas mujeres que se pasan el día haciendo hornadas y hornadas de bizcochos, galletas, tartas… A lo Bree Van De Kamp en Mujeres Desesperadas.

Pero, si os pensábais que iba a hacer una entrada de recetas poco healthy sin incluir la tarta de queso con calabaza, estábais muy equivocados, por que obviamente, hay.

TARTA DE QUESO Y CALABAZA

INGREDIENTES PARA UN MOLDE DE APROXIMADAMENTE 22CM

  • 150 g de galletas maría
  • 60 g de mantequilla
  • 450 g de queso crema
  • 120 g de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de jengibre
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de clavo
  • 1 pizca de sal
  • 3 huevos L
  • 250 ml de puré de calabaza

ELABORACIÓN

Sacar todos los ingredientes de la nevera una media hora antes de comenzar. Precalentar el horno a 175ºC y engrasarun molde redondo desmontable. Triturar las galletas, añadir la mantequilla derretida y mezclar. Cubrir el fondo del molde.

Batir el queso crema en un recipiente amplio hasta dejarlo muy suave. Añadir el azúcar moreno, la canela, el jengibre, la nuez moscada, el clavo y la sal, y batir. Añadir los huevos de uno en uno, batiendo un poco después de cada adición. Incorporar la calabaza y batir un poco más.

Llenar el molde con la mezcla, igualando la superficie, y hornear durante 30 minutos. Bajar la temperatura a 160ºC y seguir horneando unos 20-30 minutos más, o hasta que al pinchar con un palillo salga prácticamente limpio. Dejar enfriar  fuera del horno y desmoldar con cuidado.

Espero que os haya gustado las recetas y las pongais en práctica y disfrutéis como yo de este maravilloso vegetal.

Un saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s